HAMBURGUESA DE INSECTOS

HAMBURGUESA DE INSECTOS

En los últimos años el consumo de insectos se ha incrementado de forma notable en nuestro país.

Esto se debe al auge en la cultura ENTOMOFAGIA, no solo por la moda de comer insectos, sino por todos los beneficios que esta conlleva, tanto a nivel personal como para el planeta.

Con la entrada en vigor de la normativa europea, y gracias a la experiencia y el paso del tiempo, se han ido mejorando y creando curiosas recetas, incluso para nuevos Insectívoros, para facilitar el consumo de los insectos.

En este caso vamos a descubrir la Hamburguesa de Gusanos Búfalo, creada por la Startup Bug Foundation. Se trata de la primera hamburguesa elaborada con insectos que se comercializa.

Es posible prepararla de forma sencilla cada uno es su casa, solo necesitamos Insectos deshidratados (los que más nos gusten). Para ello los machacamos y lo mezclamos con huevo, o si lo preferimos con harina de garbanzo para que resulte vegana.

HAMBURGUESA DE INSECTOS
1 cebolla.
1 apio.
1 zanahoria mediana.
1 calabacín mediano.
2 setas.
2 dientes de ajo.
5 gr de gusanos búfalo.

Ideal para realizar una pequeña degustación en grupo para saber si gustan o no. Bug Foundation proporciona varias razones a los consumidores para que prueben la hamburguesa, aseguran que se trata de un bocado delicioso, cargado de aroma y sabor con texturas crujientes que permite olvidarse de las alternativas a la carne sin sabor, para disfrutar de una hamburguesa de calidad que además es muy nutritiva.

 Los insectos contienen proteínas de gran valor biológico y su nivel en micro-nutrientes es importante, como el hierro, el zinc o la vitamina B12   En comparación con la carne, los insectos tienen un perfil de ácidos grasos más saludable, proporciona más ácidos grasos mono y poliinsaturados y menos ácidos grasos saturados.

Y por último su carácter ecológico, ya que la producción de insectos necesita 10 veces menos alimentos que el equivalente a la producción de carne tradicional, lo que reduce drásticamente el uso de recursos como el agua y la tierra. Generan hasta 100 veces menos gases de efecto invernadero que la ganadería, apenas consumen agua, por lo que el ahorro de este bien preciado en comparación con lo que consume el ganado es muy significativo. No se utilizan hormonas, antibióticos o sustancias similares para su producción, a diferencia de lo que ocurre con las explotaciones ganaderas.


Dejar un comentario